Las Praderas, Las Villas de Arraiján, Panamá Oeste, Panamá
+507 6288-7718

Por Wayne Jackson, traducido con permiso por Marlon Retana.
El artículo original, en inglés, se encuentra en este enlace.

En el libro de Santiago, el escritor inspirado exhorta:

“¿Está alguno enfermo entre vosotros? Llame a los ancianos de la iglesia, y oren por él, ungiéndole con aceite en el nombre del Señor. Y la oración de fe salvará al enfermo, y el Señor lo levantará; y si hubiere cometido pecados, le serán perdonados” (Santiago 5:14, 15).

Los enfermos aún están entre nosotros. Y prácticamente nadie cuestiona el hecho de que la iglesia debería tener ancianos hoy, donde se puedan encontrar hombres calificados. ¿Deberían los ancianos, entonces, en relación con sus oraciones, ungir a los enfermos con aceite?

Aunque este procedimiento no ha sido practicado por las iglesias de Cristo en los tiempos modernos (como regla general), algunos sugieren que debería ser parte de nuestro ritual. ¿Cómo debería verse este asunto?

Primero, se debe tener en cuenta que esta referencia a “ungir con aceite” (Santiago 5:14) es extremadamente abreviada. Nada se establece específicamente en el contexto del diseño de la práctica.

Segundo, no hay indicaciones contextuales de que esta unción con aceite tuviera algún tipo de base espiritual que la hiciera aplicable universalmente o perpetuamente obligatoria. Si esta fuera un requisito para la iglesia universal para todos los tiempos, parecería ser una expectativa razonable de que se podría haber proporcionado algún fundamento para la práctica.

¿Qué Significa “Ungir con Aceite”?

Los comentaristas están muy divididos en cuanto al significado del pasaje. Ciertamente, cualquier vista de este texto que entre en conflicto con otra información bíblica clara debe ser rechazada.

Varias de las ideas que intentan explicar este texto ambiguo son las siguientes:

Higiene Diaria

Algunos sugieren que el aceite fue empleado como un artículo diario del tocador en la antigüedad (al igual que los cosméticos se utilizan hoy en día). En períodos de enfermedad o ayuno, este uso ocasional de aceite era suspendido (cf. Rut 3:3; 2 Samuel 12:20; 14:2; Daniel 10:2, 3; Miqueas 6:15; Mateo 6:16,17). Se argumenta, por lo tanto, que Santiago pudo haber estado exhortando a los hermanos a que acompañen sus oraciones con la “unción del aceite”, es decir, la reanudación de sus actividades normales. El aceite serviría como una muestra de confianza en el poder de su petición.

Si bien este concepto puede ser posible, no se recomienda fácilmente al expositor ordinario. Además, no explicaría por qué se llamaría a los ancianos para administrar el aceite.

Tratamiento Medicinal

Varios escritores sostienen que el aceite en Santiago 5:14 era simplemente un producto medicinal, que junto con la oración sería providencialmente eficaz en el proceso de sanación.

Es cierto que el aceite tiene un valor médico para algunas dolencias y que se usó para este fin en tiempos antiguos (cf. Isaías 1:6; Lucas 10:34). Sin embargo, el aceite, como un remedio físico, sería inútil en muchas enfermedades. Además, parecería bastante inusual que se buscara “ancianos” para la administración de técnicas de sanación física, cuando había buenos médicos disponibles para ese propósito (ver Colosenses 4:14).

Uno difícilmente estaría dispuesto a llamar ancianos hoy para el diagnóstico y tratamiento de las dificultades físicas.

Amabilidad Cultural

Algunos eruditos piensan que la “unción” mencionada por Santiago fue simplemente un acto refrescante y alentador de amistad, como cuando María ungió los pies de Jesús (Juan 12:3; cf. Lucas 7:46). Se argumenta que la palabra griega aleifo (“ungir”) tiene que ver con rituales mundanos en lugar de una ceremonia religiosa (sin embargo, véase Marcos 6:13).

En este sentido, la advertencia de Santiago sería un llamado a las oraciones de los ancianos, acompañados por una amenidad cultural de ese día, que reflejaba el amor y la amistad.

Si tal es el caso, ese culturalismo primitivo no tendría relevancia hoy. Ciertamente, no sería una práctica vinculante en la era moderna.

Simbólico Con lo Milagroso

Lo más probable es que el uso de aceite, como se refleja en este pasaje, fue un acto simbólico. En los tiempos bíblicos, la práctica de ungir con aceite era frecuentemente representativa de la aprobación de Dios (vea 1 Samuel 10:1; Salmo 89:20). Muchos eruditos bíblicos están bastante seguros, por lo tanto, de que la aplicación de aceite en Santiago 5:14 fue un acto simbólico invocado junto con la sanación sobrenatural.

Hay un par de factores que se prestan a esta visión:

Hay información contextual en otras partes del Nuevo Testamento que asocia la sanación milagrosa con la unción del aceite. En Marcos 6:13 el registro dice:

“Y [los discípulos sobrenaturalmente dotados del Señor] echaban fuera muchos demonios, y ungían con aceite a muchos enfermos, y los sanaban”.

Este puede ser el versículo clave que aclare sobre Santiago 5:14.

Además, recuerde que no todos los Cristianos en el primer siglo poseían el don de la sanación (cf. 1 Corintios 12:28-30). Sin embargo, sería muy natural que los ancianos de las iglesias locales fueran aquellos a quienes se les otorgó el don en sus respectivas congregaciones. Efesios 4:8-11 indica claramente que algunos “pastores” (es decir, ancianos) recibieron dones espirituales.

Si este punto de vista es correcto y, a juicio de este escritor, es lo más factible, entonces el acto de ungir con aceite no sería apropiado hoy en día debido a la sencilla razón de que los dones milagrosos no están disponibles para la iglesia en esta era (1 Corintios 13:8ss).

Ver este artículo, ¿Qué dice la Biblia acerca de los Milagros? [pendiente por traducir, MR]

¿Qué Pasa con la Unción de Aceite Hoy?

¿Por qué, entonces, algunos están hoy ansiosos por implementar la unción de aceite en la práctica de la iglesia moderna? Puede ser que algunos sean muy sinceros, queriendo hacer la voluntad del Señor, pero sin entender la naturaleza de este pasaje.

Por otro lado, puede darse el caso de que algunas personas en la iglesia de hoy simplemente estén buscando una nueva experiencia de algún tipo. Al haberse cansado de lo que perciben como un servicio “tradicional” a Dios, buscan lo novedoso.

Esforcémonos por acercarnos a las Escrituras de una manera respetuosa pero razonable.

Print Friendly, PDF & Email

 

No hay comentarios

Deja un comentario