Las Praderas, Las Villas de Arraiján, Panamá Oeste, Panamá
+507 6288-7718

La Indestructible Iglesia de Cristo

Por Wayne Jackson, traducido con permiso por Marlon Retana.
El artículo original, en inglés, se encuentra en este enlace.

¿Ha habido miembros de la verdadera iglesia de Cristo desde Pentecostés? Algunos responden que sí, basados en ciertos textos bíblicos; otros lo dudan ya que no parece haber un registro histórico continuo de los mismos.

Daniel, al considerar la futura administración del Imperio Romano (63 a. C. – 476 d. C.), declaró:

“Y en los días de estos reyes el Dios del cielo levantará un reino que no será jamás destruido, ni será el reino dejado a otro pueblo; desmenuzará y consumirá a todos estos reinos, pero él permanecerá para siempre” (Daniel 2:44)

La Escritura es explícita: una vez que se estableció el reino, el mismo “jamás será destruido”, sino que “permanecerá para siempre”.

En Cesarea de Filipo (Mateo 16:13ss), Cristo prometió edificar su iglesia. En relación con esto, prometió que “las puertas del Hades no prevalecerán contra ella” (v.18). La expresión “no prevalecerán contra” puede significar que no impide su establecimiento, o que nunca la demolará. Ambos pueden ser incluidos. McGarvey sugirió que esta abrazó la promesa de que la iglesia nunca será “despoblada por la muerte de todos sus miembros”[1].

En una profecía en la que Juan predijo la persecución de la iglesia bajo la figura de una mujer, declaró: “Y la mujer huyó al desierto, donde tiene lugar preparado por Dios” (Apocalipsis 12:6). La metáfora parece sugerir que incluso en un momento de grandes dificultades (cf. 11:2; 13:5) la iglesia de Cristo no se extinguirá.

Una Visión Falsa

En contraste, la afirmación común de que la iglesia de Cristo es un fenómeno relativamente moderno, comenzó sustancialmente en América con el movimiento Stone-Campbell de principios del siglo XIX[2]. A las personas que profesan ser Cristianos solamente, a veces el término peyorativo “Campbelitas” se les adjunta, “ignorantemente por el público no eclesiástico. . . viciosamente, así como ignorantemente, por los miembros menos iluminados de sectas menos iluminadas”[3].

Reflexiones Sobre La Historia

La historia, en el mejor de los casos, es un registro incompleto de los logros humanos. Esto es particularmente cierto antes de la invención de la imprenta (ca. 1445). Hay muchos movimientos que no se pueden rastrear en una línea ininterrumpida a lo largo de los siglos de la era post-apostólica. El hecho es que, dado que Dios llevó a su iglesia al “desierto” durante esas sangrientas épocas de persecución, no se puede esperar que haya una cronología definitiva del movimiento histórico. Sin embargo, es evidente que las iglesias genuinas de Cristo pueden documentarse significativamente antes del movimiento Stone-Campbell, y mucho más allá de este continente.

Una cita ampliamente difundida del Dr. William Robinson (1888-1963), director de Overdale College en Birmingham, Inglaterra, contiene la siguiente declaración:

En el distrito de Furness de Lancashire, en el noroeste de Inglaterra, existió en 1669, durante el reinado de Carlos II, un grupo de ocho iglesias de Cristo. La mayoría de ellos no existen ahora. Se ha encontrado un viejo libro de actas del año 1669 y muestra que se llamaron a sí mismos por el nombre de iglesia de Cristo, practicaron el bautismo por inmersión, celebraron la Cena del Señor cada día del Señor y tuvieron ancianos y diáconos. También había una iglesia de Cristo en Dungannon, Irlanda, en 1804 y en Allington, Denbeighshire. En 1735, John Davis, un joven predicador en el distrito de Fife de Escocia, predicaba el cristianismo del Nuevo Testamento veinticinco años antes de que naciera Thomas Campbell (el padre de Alexander Campbell)[4] (Rushmore 2000, 18).

El Dr. Hans Grimm, un erudito alemán nacido en 1899, escribió un libro titulado “Tradition and History of the Early Churches of Christ in Central Europe” (Tradición e Historia de las Iglesias Primitivas de Cristo en Europa Central). La narrativa comienza:

Siempre ha existido una verdadera iglesia de Cristo en este mundo desde Pentecostés, y esto significa: una iglesia que cree en la fe, el arrepentimiento, la confesión y la inmersión para la remisión de los pecados, una iglesia que adoró al menos el primer día de la semana, con himnos, oraciones, la Cena del Señor, estudio bíblico y contribuciones para los santos, una iglesia que trabajó bajo la supervisión de obispos, diáconos y evangelistas, una iglesia, no algunos buscadores aislados, sino una iglesia organizada que confiaba en la promesa del Señor. que “los poderes de la muerte nunca prevalecerán contra ella”[5] (nd, 5).

Este trabajo contiene información valiosa sobre los movimientos Cristianos en Europa.

Leslie G. Thomas, en su libro, “Restoration Handbook” (Manual de Restauración)[6] cita ejemplos de iglesias de Cristo en Glasgow, Escocia (1778); Edimburgo, Escocia (1798); Criccieth, Gales (1799); Tubemore, Irlanda (1807); Manchester, Inglaterra (1810); y Dublín, Irlanda (1810). Ninguna de estas congregaciones estaba relacionada de manera alguna ni con Thomas ni con Alexander Campbell.

En “The New International Dictionary of the Christian Church” (Nuevo Diccionario Internacional de la Iglesia Cristiana) se reconoce a las iglesias de Cristo en Dungannon, Irlanda (1804), y Auchtermuchty, Escocia (1807). El autor afirma que en 1842 había cincuenta congregaciones con 1300 miembros[7].

A partir de 1807, se formó una congregación en el condado de Jackson, Alabama, cerca del actual Bridgeport. Se considera que es la iglesia más antigua de Cristo que se reúne regularmente[8].

Había una iglesia de Cristo en Morrison, Tennessee desde 1810 (dos años antes de que Alexander Campbell fuese inmerso).

La historia de la Iglesia del Señor en Morrison se remonta a los colonos en Vervilla alrededor del año 1800. Varias personas de diferentes confesiones no tenían un líder religioso y simplemente acudían directamente a la Biblia en busca de su guía. Para 1810, estaban adorando como un solo cuerpo, una iglesia diferente a cualquiera que habían conocido antes, no se habían suscrito a ningún credo y no tenían un nombre distintivo. Se llamaron a sí mismos “Cristianos” y designaron a la iglesia solamente, “La Iglesia de Cristo”. Aprendieron, contrariamente a las creencias y prácticas anteriores, que el bautismo era una sepultura y para la remisión de los pecados, y comenzaron a practicarlo de esa manera y para ese propósito.

De interés es una carta de recomendación escrita en 1818 a la Iglesia de Antioquía en Alabama en nombre de una tal Elizabeth Brown, que dice: “Estado de Tennessee, Condado de Warren, 22 de octubre de 1818. La Iglesia de Cristo en Filadelfia recomienda a la comunidad de los fieles en Cristo Jesús, a nuestra amada hermana Elizabeth Brown, como un miembro fiel del Reino de Jesucristo. Firma George Stroud, David Ramsey, Obispos”[9].

En 1828 se formó la iglesia de Cristo en Clear Creek en Stantonville, en el condado de McNairy, Tennessee[10].

El Principio Semilla-Suelo

En la parábola del sembrador, Jesús describió a un hombre que sembró semillas, algunas de las cuales cayeron en buena tierra. Al explicar la parábola, identificó la semilla como “la palabra de Dios” (Lucas 8:11) y la “buena tierra” como “un corazón bueno y recto” (v.15). O, como lo expresó Marcos, aquellos que “oyen la palabra y la reciben, y dan fruto” (Marcos 4:20). Por lo tanto, necesariamente se deduce que cada vez que (en los últimos dos milenios) y en cualquier lugar (en toda la tierra) la palabra de Dios ha estado en contacto con un corazón bueno y recto (receptivo), el resultado ha sido un Cristiano. Un grupo de Cristianos constituye una iglesia. Las iglesias de Cristo, por lo tanto, podrían haber existido en cualquier lugar o en cualquier momento durante los últimos veinte siglos en que esos componentes se combinaron felizmente.

Las iglesias de Cristo han funcionado como una brillante galaxia de influencia cristiana en un mundo envuelto por la oscuridad de la rebelión humana. Los Cristianos se han reunido regularmente en cuevas, graneros, escaparates y escuelas. Se han reunido en pisos de tierra, techos de paja, así como en finos edificios. En el antiguo mundo romano, millones de personas se congregaron debajo de la ciudad imperial en las catacumbas para adorar como Cristianos. Plinio, gobernador de Bitinia, le escribió al emperador Trajano (ca. 112 d. C.) pidiéndole consejos sobre cómo debería tratar a los Cristianos que se reunían regularmente un día antes del amanecer para adorar a Cristo como Dios (Carta de Plinio a Trajano X. 96).

El testimonio de Tertuliano (aprox. 160-220 d. C.) es el más dramático:

Los hombres proclaman que el estado está acosado con nosotros. Todas las edades, condiciones y rango nos están llegando. Somos sólo de ayer, pero ya llenamos el mundo (Apología 37.4).

Sugerir que las iglesias sin denominación no existían hasta los tiempos modernos es el epítome de la irresponsabilidad pseudo-escolástica. El hecho de que uno no pueda exhumar un registro escrito de montones de basura de la antigüedad con una lista ininterrumpida de congregaciones de Cristo no proporciona ninguna prueba de su ausencia.

REFERENCIAS

[1] McGarvey, J. W. n.d. Commentary on Matthew and Mark. Des Moines, IA: Eugene Smith. p.146.

[2] Ross, Bob. 1976. Campbellism. Pasadena, TX: Pilgrim Pub. p.19.

[3] Ferm, Vergilius, ed. 1945. An Encyclopedia of Religion. New York, NY: Philosophical Library. p.116.

[4] Rushmore, Louis, ed. 2000. Gospel Gazette Online. August. p.18.
(http://www.gospelgazette.com/gazette/2000/aug/page18.htm)

[5] Grimm, Hans. n.d. Tradition and History of the Early Christians in Central Europe. Austin, TX: Firm Foundation. p.5. (http://www.netbiblestudy.net/history)

[6] Thomas, Leslie G. 1971. Restoration Handbook. Nashville, TN: Gospel Advocate. p.73.

[7] Douglas, J. D. ed. 1974. The New International Dictionary of the Christian Church. Grand Rapids, MI: Zondervan. p.227.

[8] Hooper, Robert. 1979. Crying in the Wilderness. Nashville, TN: McQuiddy. p.7.

[9] http://www.morrisoncoc.com/History.html

[10] Howell, Ellenor Hardeman. 2009. Hardeman/McClure Newsletter. Summer. p.1.

Print Friendly, PDF & Email

 

No hay comentarios

Deja un comentario